El Congreso Nacional puede amnistiar a grandes invasores de tierras públicas | WWF Brasil

El Congreso Nacional puede amnistiar a grandes invasores de tierras públicas



13 março 2020    
Estudos apontam que, com as mudanças no Código Florestal, o desmatamento aumentaria no país.
La ley se modificará para permitir que las empresas y no los productores familiares, como afirman los defensores de la medida, se conviertan en propietarios, sin licitación, de las áreas que ellos mismos invadieron
© WWF-Brasil/Bruno Taitson
La MP 910 otorga una serie de facilidades para quienes ocuparon y deforestaron ilegalmente tierra pública

Por WWF-Brasil


Nunca ha sido tan fácil invadir y deforestar tierras públicas en Brasil. Si el Congreso Nacional aprueba el informe presentado el jueves (12) por el senador Irajá Abreu (PSD / TO) para la Medida Provisional - MP 910/2019, quien invadió tierras públicas hasta diciembre de 2018, incluso si es un invasor reincidente o si tiene terrenos en otras partes del país, puede convertirse en propietario de áreas de hasta 2.500 hectáreas (el tamaño de la isla de Fernando de Noronha) pagando a plazos valores muy inferiores a los del mercado. En resumen, es un premio para quienes robaron bienes públicos.

Firmado a finales del año pasado por el presidente Jair Bolsonaro, después de destituir al presidente de Incra, que se oponía a facilitar la regularización de las áreas públicas invadidas por grupos de acaparadores de tierras, el texto original de la MP 910 otorga una serie de facilidades para quienes ocuparon y deforestaron ilegalmente tierra pública.

La medida permite la regularización de las invasiones ocurridas hasta 2018: antes de su edición, la fecha límite (modificada hace 2 años) era 2011. Autoriza que incluso grandes áreas, de hasta 1.500 hectáreas, puedan ser transferidas a la propiedad del invasor sin la necesidad de auditoría alguna. Por lo tanto, había una gran expectación alrededor del informe del senador Irajá Abreu. Se esperaba que pudiera solucionar los problemas del texto preparado por el Gobierno Federal y dejar claro que el país no sería condescendiente con aquellos que violen la ley. Pero, ante la sorpresa general, su informe dobló la apuesta: amplió los beneficios para los acaparadores de tierras.

Si se aprueba su propuesta, la ley se modificará para permitir que las empresas y no los productores familiares, como afirman los defensores de la medida, se conviertan en propietarios, sin licitación, de las áreas que ellos mismos invadieron. Según la norma actual, los terrenos públicos sólo pueden transferirse a las empresas mediante licitaciones y un concurso exigente. Además, no necesitarán pagar tarifas y emolumentos para registrar la tierra en el Registro de Inmuebles, un beneficio que actualmente sólo se aplica a los pequeños productores que quieren registrar su única propiedad.

Pero el proyecto Irajá no se detiene ahí: permite que una persona que se ha beneficiado previamente de la regularización del área pública invadida, pero que ha vendido la tierra, vuelva a ponerse a la cola y se beneficie del registro de una nueva invasión. En resumen, aquellos que viven de la invasión, la deforestación, la legalización y la venta de tierras públicas (ocupantes ilegales) estarán dentro de la ley.

Una de las novedades traídas por el informe de Irajá es la posibilidad de que el invasor que no obtenga el título de propiedad porque no cumplió con los requisitos (por ejemplo, ocupó la tierra después de diciembre de 2018), será compensado por las "mejoras" que ha llevado a cabo en el lugar. En resumen, quienes invadieron y deforestaron tierras públicas en violación de la ley serán recompensados precisamente por haber deforestado y ocupado el área.

En un momento en que el país está experimentando una crisis de credibilidad internacional debido al trato negligente con el que el Gobierno Federal ha estado brindando protección a la Amazonía, que está experimentando el mayor pico de deforestación en más de una década, la eventual aprobación de esta medida provisional por parte del Congreso Nacional caerá como una bomba. Los principales beneficiarios de la MP 910, aquellos que ocuparon áreas medianas y grandes (entre 1,000 y 2,500 hectáreas), según los datos del INCRA, corresponden a menos del 1% del total de personas que están en la lista de espera para la regularización de la tierra en la Amazonía.

Al amnistiar las invasiones, el MP alienta la continuidad de esta práctica. Hoy, el 35% de la deforestación en la región se produce en tierras públicas que no están destinadas, es decir, que no son asentamientos, Unidades de Conservación - UC o Tierras Indígenas - TI. Pero el efecto no se detiene ahí: con la señal de que el gobierno de Bolsonaro legalizará las ocupaciones ilegales, la deforestación en áreas protegidas (UC y TI) ha estado creciendo exponencialmente, precisamente porque el número de invasores se ha disparado en el último año. Según datos del INPE, en 2019 la deforestación de TI fue un 74% más alta que en 2018.

Además de alentar la deforestación, la propuesta también contribuye al aumento de la violencia en el campo. Al permitir el registro de grandes áreas (hasta 2.500 hectáreas) sin necesidad de inspección, la medida facilita la vida de los acaparadores de tierras que desean obtener títulos sobre tierras que en realidad son propiedad de pequeños agricultores o comunidades tradicionales, un proceso común en la Amazonía. Es por esto que ya se han producido muchas muertes.

El informe de Irajá Abreu se votará la próxima semana en el comité especial y luego deberá ser analizado en las sesiones plenarias de la Cámara de Diputados y el Senado Federal, sucesivamente.

WWF-Brasil cree que el desarrollo del país sólo puede mantenerse si el cumplimiento de la ley es un principio innegociable. La amnistía a grandes invasores de tierras públicas, premiando una ilegalidad con el título de propiedad, atenta contra los intereses nacionales. Esperamos que los líderes políticos entiendan la gravedad del asunto y no permitan que se apruebe esta medida.
Estudos apontam que, com as mudanças no Código Florestal, o desmatamento aumentaria no país.
La ley se modificará para permitir que las empresas y no los productores familiares, como afirman los defensores de la medida, se conviertan en propietarios, sin licitación, de las áreas que ellos mismos invadieron
© WWF-Brasil/Bruno Taitson Enlarge
.
Aquellos que viven de la invasión, la deforestación, la legalización y la venta de tierras públicas (ocupantes ilegales) estarán dentro de la ley
© Araquém Alcântara/WWF-BRasil Enlarge
Además de alentar la deforestación, la propuesta también contribuye al aumento de la violencia en el campo
© WWF-Brasil / Juvenal Pereira Enlarge
DOE AGORA
DOE AGORA